El kit del turista

Ayer llegó Borisito, el primer aventurero. Bah, en realidad ayer, a las 3 de la madrugada. Con 2 ½ horas de retraso. Una vez más la línea aérea, esa que usa mucho el naranja, y que dice que todo es fácil, cumpliendo con sus horarios. Y no digan que no-me-queje- que-con-ese-precio-no-puedo-pedir-más, porque ésta vez tan barato no fue. En fin, el visitante aparte de cumplir con sus funcionas puramente turísticas, además, nos completó nuestra mudanza, con una maleta que nos habíamos dejado en Madrid. Eso es lo que yo llamo un super combo.

Memoricen: Klingel = Timbre

Y, como buen anfitriones que somos, le preparamos el kit del turista: el mapa con recorrido marcado, la guía Lonely Planet Berlin, un celular alemán para cualquier urgencia y además le puse a punto mi bici. Qué más se puede pedir. Bueno, pensándolo bien, en realidad sí… por ejemplo haberle dicho como tenía que hacer para tocar el timbre (y traducirle anteriormente la palabra “Klingel”, haberle encendido el celu y puesto el pin, y sobre todo colgarle una piedra o directamente un yunque al mapa… resulta que pasó un camión a tal velocidad que se le fue volando (Ver para creer. Si me decía que se lo había robado otro turista, me sonaba más convincente… en fin, para el próximo nos queda un mapa, pero si siguen así… les diremos donde comprarlos). Resumiendo, sin mapa y sin celu, como dicen los amigos caribeños, “de vaina” encontró el camino de regreso a casa.

This entry was posted in Variadito and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s