… que se llama Vetomat (o como cenar por €2,50).

Veganos y ahorradores

Y finalmente llegó el Berlín del que tanto se habla. El de los precios enanitos. Nos habíamos topado con importes chiquitos, pequeñitos, bajitos, pero los del miércoles, simplemente fueron ri-dí-cu-los. O díganme, ¿qué piensan ustedes de un menú de 3 platos por € 2,50? Pero rebobinemos.

Llegamos a éste lugar, el Vetomat, gracias una cumpleañera australiana, compañerita del curso de alemán de Ana. Pero eso también fue todo lo relacionado al idioma de Goethe ésa noche, nos esperaban: españoles, australianos, neozelandeses, una finlandesa y una suiza. Ah sí, ahora recuerdo: luego llegaron 2 alemanes, y de hecho, la australiana tuvo que dar largas explicaciones de cómo los había conocido… amigos de un amigo… ¿¡qué sino cómo iba ella a conocer alemanes!? Idioma oficial el inglés, tanto que hasta los españoles lo hablaban entre ellos: sin duda, una de las maravillas de ésta ciudad.

Un baño de lo más colorido

Aprovechando una magnífica noche (hacían 12ºC y no llovía), nos sentamos fuera. Pedimos las cervecitas de rigor (la botella entre € 1 y € 1,70), hasta que de adentro se escucho “¡Essen!”. Los que sabían, se levantaron inmediatamente, pagaron en la barra los € 2,50 y volvieron con un entrante que era pan negro con champiñones marinados y una ensalada de brotes de soja. Al rato, fuimos por el segundo: un plato de fideos con curry dulce, y de postre tocó una porción de torta de chocolate con mandarina y coco. Por cierto, aunque todo fuera sin carne, sumamente delicioso. Ya si se tiene en cuenta el precio, hay que decir que probablemente haya sido la mejor relación precio-calidad en mucho tiempo. No sólo acá, sino también allá. Y claro, ahora yo debería contarles todo sobre como logran ésos precios ridículos, pero sinceramente, no lo sé. Leí por ahí que es un café antifascista, y que normalmente van punks con sus perros y sus flautas, pero aunque pueda ser cierto, no me dio ésa impresión. Al menos no hubo ratas bailarinas, ni orejas agujereadas. Igual eso por sí sólo no explicaría su precio. Ana dice que es un lugar okupa, pero no tiene pruebas. El alquiler (si es que existe, tampoco tengo pruebas yo), sin duda, debe ser muy bajo, y a lo mejor sólo se busque cubrir gastos.

Y dale con las velas

No sé, por ahí no lo aconsejaría como lugar para una primera cita romántica (aunque también acá tengan velas), pero ya para la segunda lo veo bien (pero les aconsejo: no le digan cuánto pagaron).

Ubicálo en tu Tropimapa: Scharnweberstraße 35
Berlin

This entry was posted in Conozco un lugarcito and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s