Cumpleaños a lo Alemán

Fuchsbau (La madriguera del zorro)

Ayer fuimos al cumple de la amiga alemana de Thomas. Sí, la misma que nos invitó al musical de Grease, al concierto de Jamiroquai y la que nos ayudó a decidirnos para alquilar el piso donde vivimos entre otras cosas. Como pueden ver es muy generosa con nosotros y ayer, para su cumple, tratamos de mostrarle nuestro agradecimiento con una cesta llena de productos españoles (un buen jamón, un vino gran reserva, un queso canario, un paté y algunas delicias más), justo para que aproveche la temporada de picnic en Berlín. Por lo que estuvimos viendo, es una de las actividades más populares en Berlín: sale el sol y se llenan los parques.

Me fui aprendiendo en el camino como se dice “Feliz cumpleaños” en alemán, pero es tan complicado y largo, que cuando llegué se me olvidó todo y lo dije en inglés.

Con unos 20 minutos de retraso, al ser una fiesta de alemanes pensábamos ser los últimos. Pero no fue así. Una vez más nos dimos cuenta que estamos  en Berlín y que algunas cosas son un poco diferentes: ni últimos, ni anteúltimos, fuimos los primeros en llegar.

El cumple se celebró en un bar en el barrio Kreuzberg, al lado de uno de los canales del río Spree. Destacó su gran terraza, llena de mesas y bancos hechos de pallets de madera muy originales y por sus luces de fiesta de pueblo (bombillos de colores). Con unos 20º C al principio de la noche, la cosa no pintaba nada mal. Lástima que luego bajó ¡en menos de 2 hrs a casi 10º C! La gente obviamente mejor preparada que nosotros, empezó a sacar sus pulloveres y a ponerse sus capuchas… pero ya saben, antes muerta que sencilla.

Al igual que en España la cumpleañera paga a los invitados las bebidas y en este caso abrió una cuenta a su nombre para que pidiéramos las bebidas (y no tuviéramos que pagarlas). Aunque a los que vivan en Europa esto le parezca normal,  en mi trópico por lo general a la cumpleañera le invitan las bebidas (a menos que lo haga en su casa).  A la  homenajeada le gustó mucho nuestro regalo y nos alivió un montón porque no sabíamos si era vegetariana o tuviera una dieta especial… en Berlín uno nunca sabe por dónde puede salir la gente.

A los 10 minutos empezó a llegar el resto de invitados, casi todas chicas pero más peculiar fue que casi  todas regalaron flores. ¿Será porque es primavera? O será que ¿es un ritual en Berlín? O ¿es lo más barato? Bueno, lo sabremos en los próximos cumples alemanes (si es que hay más) y por las dudas para la próxima compraremos también flores…

La amiga de Thomas le dijo a la primera invitada que yo no hablo alemán, e intentó transmitirle que  hablara inglés conmigo (la amabilidad alemana por delante): yo en mi “buen” alemán contesté que necesitaba practicar (mentira, si puedo decir 20 cosas como mucho y ni siquiera seguidas). Quedé bien en ese momento pero como dije eso, luego intentaban hablarme en alemán y la verdad quedé peor porque ponía caras de perrito regañado pidiéndole auxilio a Thomas.

Aunque la cumpleañera llevó una torta hecha por ella (de yogurt y ciruelas), teníamos un hambre horrible y en el bar no vendían comida. ¿Cómo íbamos a imaginar que a las 19:30 la mayoría de invitados ya había cenado? ¿Será porque en Alemania se cena a las 18:00? Para colmo, pasó un señor con pinta de hindú que vendía papadam y pese a que nos encantan, nos reusamos a comprar (por tontos, pero sobre todo para no pasar por “muertos de hambres”). La verdad que después de unas cuantas cervezas nos arrepentimos y nos hicimos varias quesadillas en casa y seguimos con hambre…

Otra cosa curiosa del cumple, a parte del vendedor de papadam, fue que una de las invitadas llevó a su perro al cumple y como buen perro alemán, fue de lo más tranquilo y no ladró en todo el momento que compartió con nosotros. Ni siquiera se abalanzó sobre la torta, como cualquier perro normal haría…

Thomas se lo esperaba (aunque yo tenía la esperanza de que no fuese así), fue un cumple muy tranquilo de hecho casi ni se los escuchaba hablar (una ventaja para  los vecinos del edificio donde estaba el bar), hablaban tan bajito y tampoco se cantó el cumpleaños feliz (ni si quiera la versión corta). Espero que solo sea ese grupo y no la cultura alemana en general. Yo sólo voy a los cumples para cantar feliz cumpleaños… en la versión venezolana de 10 minutos.

This entry was posted in Variadito and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s