La Santísima Trinidad: barbacoa, cerveza y salchichas.

Yo quiero una así

Llegó el sábado, y parece que el buen tiempo se siente cómodo en Berlín: otro día de sol y más de 20º C, motivo suficiente para inaugurar oficialmente la temporada de parrilla. Además, luego de un viernes explorando hospitales abandonados, tocaba algo más tranquilo. Obviamente no fuimos los únicos que tuvieron tan original idea, hacia al mediodía Berlín era un ir y venir de bicicletas, cargar de parrillas, y de llenarse poco a poco los parques. Había leído que eran pocos los lugares habilitados para la barbacoa, pero ahora pienso, que es al revés. Resulta casi imposible cruzar un parque y no ver un Grillchef, la parrilla de moda. No por lo buena (aunque la nuestra aguantara todo el día), sino por lo barata: nada más que EUR 10 o el equivalente a cinco paquetes de salchichas o dos de carne. Definitivamente la parrillada en nuestro balcón es cuestión de días…

Dulces cupcakes

El día anterior, habíamos quedado para las 2 de la tarde, pero al mejor estilo latino (o turco, considerando que las parrilladas están casi siempre en sus manos), empezamos a las 5. Para ése entonces, con el estómago vacío, el sol que pegaba con todo, y la cantidad de cerveza disponible, ya los primeros mostraban muestras de debilidad… por suerte, unas primeras mini-salchichitas evitaron lo peor. Siguieron ensalada de papas, pan turco, bifes, salchichas, y más salchichas. Y más cerveza, y champagne, y vino blanco. Unas cupcakes aportaron la ración dulce. Todo al lado del río en el Treptower Park, un gran lugar para la parrilla al aire libre, y donde la mayoría sabía por dónde caía el sol: a las 9 de la noche algunos seguían bronceándose, mientras nosotros estábamos en la sombra desde las 6 de la tarde… pero bueno, pese a éstas novatadas, aprobamos con notable. Si tuvimos frisbee y yoga y siesta, faltó nada más la guitarra. Y ya para otro día, vimos una alternativa flotante al grill tradicional: el Grillboot.

Ellos sol, nosotros sombra

Da igual donde y como, lo que está claro es que son tres las cosas que nunca pueden faltarle a la primavera berlinesa: la barbacoa, la cerveza y las salchichas. La Santísima Trinidad del buen tiempo.

This entry was posted in Variadito and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s