"Jardines del Mundo" (o un parque en medio del cemento)

Por cosas de la vida, mi padre a veces estaba en Hamburgo y nosotros en Buenos Aires y ahora que yo estoy en Berlín, él está en la capital argentina. Y eso no es todo, porque hubo más combinaciones (sí, sí, incluso alguna vez llegamos a coincidir en el mismo lugar).

El famoso jardín cristiano

Para estar más cerca y por compartir una mutua curiosidad por el mundo, siempre nos enviábamos artículos o noticias a través de email. A veces, gracias a él, me enteraba de una exposición en “mi” ciudad, a veces me enviaba ideas para mi próximo viaje o simplemente fotos de alguna parte del mundo, entre muchas otras cosas. Ahora se acabó la diversidad y todo lo que me manda es sobre Berlín, cosa que agradezco. Una vez más, me entero de eventos o noticias de los cuales probablemente no me sabría sin él.

Sin duda, a Ana y a mí nos gustaría tener más tiempo para hacer y ver todo lo que mi padre me manda (o lo que me cuenta por teléfono), pero cada tanto le hacemos caso. El autor intelectual de nuestra excursión a los “Jardines del Mundo” de Marzahn es, exacto, mi padre. El email que recibí hablaba del recién inaugurado jardín cristiano, así que ahí fuimos. En realidad eso no fue todo, no sabía lo que era un jardín cristiano, pero me gustaba la idea de ver un poco de verde en medio de tantos monoblocks de corte comunista en Marzahn (sin la pompa monumental, de por ejemplo, una Karl-Marx-Allee). Si hubo barbaridades arquitectónicas durante ésa época, éste barrio de las afueras, lidera el ranking. Mejoró con el tiempo, hay bastante más verde, pero está claro que el amor por el cemento y lo uniforme era inmenso.

La risa es contagiosa 😉

Gracias al video de ayer, ya saben cómo llegamos. Fue un largo y agradable camino en bici. Pagamos los EUR 6 de entrada (EUR 3 cada uno) y entramos a los “Jardines del Mundo”. El nombre promete mucho, y el lugar da bastante. Pero más que mundo, lo que hay es Asia: está el jardín japonés, el balinés, el coreano y el chino que abarcan gran parte del parque. Además hay uno italiano renacentista, el jardín cristiano (algo así como una pérgola bíblica hecha de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento) un laberinto y uno con fuentes y figuras de cuentos. También muchas flores, sobre todo tulipanes.

Muy bonito el parque, y viendo lo concurrido que está, todo un éxito. Van muchas familias, y lo que vimos fue un estilo muy ochentero, algo de ése chic de Europa oriental, pero a lo mejor sólo es algo que nos quisimos imaginar para redondear el paseo al lejano oriente.

Si vale la pena la excursión, todavía no lo se, hay tanto verde en Berlín, para que irse tan lejos. Además, cerca del centro de Berlín también está el jardín botánico (con su “flor cadáver” a punto de florecer: otro dato de mi padre). Pero el que quiera combinar una visita a lo que realmente fue la arquitectura comunista con un paseito por éste parque, no se decepcionará.

Ubícalo en tu Tropimapa: Erholungspark, Marzahn

This entry was posted in cerca de Berlín, Conozco un lugarcito and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s