El Pfefferhaus (o I love hot sauce)

No se para que voy. Si siempre es lo mismo. El lema es: No voy y no compro. Voy, y… déjenme, que se los puedo explicar todo. Sólo gasté EUR 10, casi nada, sinceramente, podría haber sido mucho peor. Mi mejora es considerable. Antes me compraba una salsa o pote de especias cada vez que iba al supermercado, pero ya no. Ana logró domarme. Pero hoy no pude. No pudo. Mi adicción por las salsas fue más fuerte que yo. Y también a quien se le ocurre… es como si un alcohólico entrara en una licorería.

Me metí al Pfefferhaus (la “casa de la pimienta”). Un “localcito” de 100 m2 lleno de chilis, salsas, chutneys, dressings, hierbas… mi paraíso. Además, un vendedor sumamente simpático, éste concretamente, que asesora aunque uno no lo quiera. Me hizo pagarle en efectivo, no me quiso aceptar la tarjeta para pagar la compra. Pero no fue tajante, estoy seguro que lo hubiese convencido… y ésto nos llevo a una pequeña charla sobre la popularidad del efectivo en detrimento del pago con tarjeta. A Ana y a mí nos indigna (palabra del momento) tanto éste tema que necesitamos hablarlo con quien quiera escucharnos.

Un clásico instantáneo al lado del Alexa, y me temo que no va a ser primera y última vez. Todo lo contrario. La Valentina se me está por acabar pero acá hay repuesto: la de etiqueta amarilla, y la de etiqueta roja.

Señores, hoy soñaré algo picante.

Ubícalo en tu Tropimapa:  Dircksenstr. 94, Berlin

Advertisements
This entry was posted in Conozco un lugarcito, donde comer, donde encontrar de todo un poco and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s