Ergun's Fischbude (o casi como estar en un pueblito pescador turco)

Bienvenidos

Tan felices se fueron los visitantes #3 & #4 que prometieron escribir algo para el blog, ansiosamente estaremos esperando el aporte. También se fue mi fiel acompañante por unos días a Madrid. Afuera llueve y está horrible (si esto es el verano, ¡que vuelva la primavera!), nada mejor entonces que intentar ponerme al día. Mucho hay para contarles, y la verdad que no sé por dónde empezar. Pero ya sé, porque no empezamos con un lugarcito que nos lleva lejos de acá. A un lugar donde a lo mejor no llueva… porque tampoco pedimos tanto. Aunque porqué no, y si pidiendo nos dan por ejemplo ¿un pueblito pescador al lado del mar? Y además, ¿en una playa turca? Bien, si no exactamente eso, al menos algo muy parecido sentimos cuando entramos al restaurante Ergun’s Fischbude, lleno de redes de pescadores, salvavidas y otros motivos marítimos en la terraza (y dentro, con un decorado curiosísimo de papelitos amarillos colgados del techo). Todo pintado en azul y amarillo, los colores del Fenerbahce campéon, club del dueño del lugar (pero no del camarero que nos atendió, quien dejó bien claro desde un principio que él era del Besiktas y que no estaba de acuerdo con ésta decoración, pero como era idea de su jefe, nada podía hacer – y de hecho, no sólo los colores, a tanto llega el fanatismo, que el logo del restaurante es idéntico al logo del club).

El bolichito está ubicado en el barrio de Moabit conocido por muchos por ser patria de la temida y burocrática “Auslaenderbehoerde” / Oficina de Extranjería alemana, y lo encontramos gracias a una recomendación de Exberliner. Ahí describen al barrio como al secreto mejor guardado de Berlín, y a Ergun’s Fischbude como el mejor restaurante de pescado de Berlín. Esto prometía, y además, no estábamos lejos, habíamos terminado el recorrido por la cúpula del Reichstag (en breve más sobre ésta grandiosa visita), y de ahí eran pocos pasos. Decir que teníamos hambre, no le hace justicia a la situación, por lo que cuando nos dieron la carta (maravillosa por cierto, ¡qué fotos!), quisimos pedirlo todo. Finalmente, “sólo” optamos por un plato de varios entrantes (turcos), sardinas asadas, otro pescado a la parrilla (ya no me acuerdo que era, me alejan de la merluza, del arenque y de las sardinas… y me pierdo) y gambas. Todo acompañado por pan turco calentito y ensalada mixta con queso de cabra. Cerveza Efes y Raki para redondear. Todo riquísimo, pero vamos ser justos con el resto, para decir que es el mejor, vamos a tener que seguir probando más y así poder comparar. Por ahora simplemente es un restaurante turco recomendadísimo, con un ambiente encantador, un camarero (sí, turco) simpatiquísimo y además de precio razonable (entre 4 gastamos EUR 77). Idealmente combinable con un paseo al Reichstag, o bien cuando estén por la zona del Hauptbahnhof (Estación Central), Haus der Kulturen o Tiergarten.

Ubícalo en tu Tropimapa: Lüneburger Strasse, 382, Berlin

This entry was posted in Conozco un lugarcito, donde comer and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s