Visita a la cúpula del Reichstag

Cuando vinimos a Berlín en diciembre ’10, la espectacular cúpula del Reichstag (el Parlamento Alemán) estaba cerrada por temor a atentados terroristas. Y claro, nos quedamos con ganas de subir. Ahora con excusa de llevar de paseo a los visitantes #3 & #4, hicimos un nuevo intento. Había averiguado que es gratis, pero que hay que registrarse antes y recibir confirmación por escrito (todo a través de internet por suerte). No es posible entrar de forma espontánea como unos cuantos turistas intentan. Una semana antes de la llegada de los amigos, completé el formulario online, indiqué nuestros días preferidos, y me olvidé del tema. Luego perdí la esperanza y empecé a pensar mal de los alemanes ;-). Pero justo el mismo día que llegaron, recibí la confirmación por email (y retiré todo lo mal pensado). Buen timing, así que ahí fuimos:

Luego de pasar unos controles de seguridad como de aeropuerto (pero sin sacarse los zapatos), nos unimos a un grupo numeroso, pero por suerte sólo para ingresar al edificio y subir por el ascensor. Arriba, en la cúpula y la terraza, cada uno puede hacer lo que quiere y quedarse el tiempo que quiere. Justo luego de salir del ascensor entregan una audioguía gratuita (y en varios idiomas) que empieza a funcionar cuando uno sube la cúpula (no en la terraza) y habla sobre el Reichstag pero también sobre edificios emblemáticos que se van viendo al ascender. La verdad que bien, al menos aprovechan nuestros impuestos.

Para entrar en calor, paseamos primero un rato por la terraza, la vista es espectacular y de 360 grados. Ahí arriba también hay un restaurante / café, pero para poder acceder al mismo hay que reservar también. Luego ingresamos a la cúpula, donde hay una exposición sobre la apasionante historia del edificio y poco a poco fuimos ascendiendo. Tiene un camino en forma de espiral que luego de dar varias vueltas completas termina en el punto más alto, dónde la cúpula está abierta (y recoge el agua de la lluvia). Para que mentirles, los que sufren vértigo o al menos le tiene respeto a las alturas como yo, es un paseito complicado. Todo es trasparente y cuanto más uno sube, más se complica el tema. Junté todo el coraje posible, y la “escalé” por completo, pero a un paso más acelerado que el resto.

Valió la pena el paseo, la verdad que es un lugar espectacular, su diseño es fabuloso, y las vistas (pese a todo) increíbles. Quedamos todos encantados y sinceramente es algo que les puedo recomendar, simplemente acuérdense que se tienen que registrar antes de ir. Suerte y acá unas fotitos del paseo.

Ubícalo en tu Tropimapa:  Platz der Republik 1, Berlin

Advertisements
This entry was posted in Conozco un lugarcito, donde encontrar de todo un poco and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s