Hamy Café (un vietnamita clásico de Kreuzberg)

Mientras Berlín trabajaba, yo que sigo el calendario laboral de España, el lunes disfruté de un día libre. Decidimos aprovechar una noche (no veraniega, pero sí) cálida y terminar el finde largo en Kreuzberg. Lo importante fue que no llovió, y lo disfrutamos como se debe, al aire libre cenando en una terracita. Y no una cualquiera, sino una muy solicitada, la del Hamy Café o Hamy Foodstore, aparentemente usan ambos nombres por igual, incluso leí por ahí el doblete Hamy Café-Foodstore. Otros simplemente le dicen Hamy. Y ya para los entendidos es “der Vietnamese vom Hermannplatz” (el Vietnamés del Hermannplatz).

Bien, ahí estabamos, quedamos con nuestra amiga alemana a las 19.30 y como llegamos 19.33, ella ya estaba esperándonos con un lugarcito al aire libre. Me encanta la puntualidad alemana, sobre todo si los puntuales son ellos y tienen todo listo. En realidad, sólo faltó la cerveza en la mesa esperándonos. Pero no importa, son nimios detalles que iremos puliendo con el tiempo…

Mientras otros esperaban parados un hueco en la terraza, nosotros nos sentamos alegremente. Las chicas pidieron un lassi de ananas/piña con menta y yo una cerveza Beck’s (no quise ofenderlos, simplemente que no me dí cuenta que también tenían la vietnamita Saigon, en la segunda oportunidad corregí el error). En cuanto a la comida, ya saben que suelo tener un grave problema de indecisión cuando se trata pedir del menú. Acá fue fácil, sólo tienen dos platos del día. Que alivio. Mi amiga y yo pedimos un pollo al curry en leche de coco, con arroz y verduras, y Ana una sopa. Ambos platos realmente riquísimos, porciones alemanas (lo que es la integración…) a un ridículo precio de € 4,90 el plato. Redondeamos la cena ahora sí yo con una Saigon, Ana con una copa de vino y mi amiga con un té de Lima y hierbalimón (el aroma que desprendía era espectacular). Todo ésto por € 28,40, realmente unos precios muy berlineses.

El lugar en las 2 horas que estuvimos, siempre lleno, un constante ir y venir de gente. Algunos esperando lugar fuera, otros esperando la comida para llevar que habían pedido dentro. Nos dejó una muy grata impresión, y sabemos que volveremos para probar más de sus regaladas delicias. Un alto obligado en ésta zona de Kreuzberg.

Ubícalo en tu Tropimapa: Hasenheide 10, 10967 Berlin

 

This entry was posted in Conozco un lugarcito, donde comer and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s