Brauerei Eschenbräu: Una cervecería artesanal escondida en Wedding

Escondida en un monoblock o mejor dicho detrás (en el patio interior) y debajo (en el sótano) está la Brauerei Eschenbräu. El camino desde la calle hasta llegar a la barra es realmente curioso: uno se mete por un caminito, pasa al lado y debajo de algunos edificios y cuando se llega al patio (y piensa que se perdió), ahí está. Para redondear el impacto, arriba de la cervecería hay una iglesia (¿?) o centro cultural de africanos subsaharianos.

Obviamente que todo ésto a mí ya me había gustado y fue bajar las escaleras y abrir la puerta del sitio para descubrir un lugar original. El diseño tanto de los carteles, de la carta como la decoración es muy casero, de hecho usan Comic Sans lo que le da un aspecto muy “familiar” al sitio. Pero que importa, la gente acá no viene por ésto, sino por la cerveza y ojo, también por el jugo de manzana: ambos hechos por la casa y realmente buenísimos. Probamos varias cervezas y la elaboración casera y el cariño que le ponen, se nota. Lo simpático del sitio además es que al menos una vez por mes sacan una nueva cerveza que por un tiempo corto se ofrece al público, hasta que otra, la reemplaza. Así que, no hay mejor excusa para venir al menos 12 veces por año. El lugar estaba llenísimo cuando llegamos pero increíblemente al ratito se vació una mesa para seis, ahí nos pusimos cómodos un buen rato. Pese a la mucha gente, la cerveza viene relativamente rápida aunque se nota que las mesas de habituales tienen preferencia – cosa que a mí me parece bien. Pertenecer definitivamente tiene sus priviliegios, sobre todo en éstos barrios de Berlín. El público es sobre todo alemán (pocos o ningunos turistas) y hay desde grupos de amigos jóvenes hasta los señores del Stammtisch: la mesa de los habituales.

Un clásico lugar para ir con amigos (no había mesa con menos de cuatro personas), los precios como es habitual y más en ésta zona de Berlín, acompañan. Para comer hay Flammkuchen y como el lugar está en un sotano-cueva, el olor de ésta delicia está presente en todo momento (y el que no tenga tanto hambre, también hornean las Brezel ahí mismo). Ya habíamos comido, pero a mí no me faltó mucho para que pidiera una de éstas “tortas”.

Estoy seguro que volveremos y hasta me animo a decir que se puede convertir en un clásico lugarcito para llevar a los amigos cerveceros que nos visiten en Berlín.

Ubícalo en tu Tropimapa: Hausbrauerei EschenbräuTriftstraße 67, 13353 Berlin

This entry was posted in Conozco un lugarcito, donde comer and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s