Mi Alemán Tropical: clase 130 y 131 (Mi primera reclamación en alemán)

Mi recibo de inscripción al curso B2.0

Mi recibo de inscripción al curso B2.0

Esta semanita ha sido una de las menos simpáticas en mi curso de alemán. El lunes la profesora dijo que para el siguiente curso de alemán solo quedaban 10 puestos y que por ese motivo tenía que elegir a 10 de los 20 alumnos que asistimos a esta clase. La elección se basó en el resultado de una “prueba” que hizo una de las profesoras en… ¡la segunda semana! del curso y de la cual no avisaron que iba ser esencial para pasar al siguiente nivel. Nos sorprendimos todos con la noticia porque creímos que ése exámen era simplemente para evaluar como nos iba con la gramática y además saber como estamos. Además de cuántos exámenes ya les habré contado… creo que tuve casi tantos exámenes como días de clase. Se supone que este nivel termina el 30 de abril y que allí estamos para aprender, no para ser evaluados de forma definitiva en la segunda semana, al menos ése fue mi pensamiento. Yo sabía que en esa prueba no me había ido muy bien, porque justo fue el día de mi exposición y me había concentrado más en eso que en otra cosa. La verdad que a la prueba no le dí nada de importancia y tampoco me concentré creyendo que era  una tarea en clase, cosa que un poco lamenté porque sabía que el nivel del curso era alto, pero en fin, no mucho más que eso. Se imaginarán que con éstos antecedentes, no quedé entre los 10 que pasarían al siguiente curso. Tampoco me preocupé mucho por la situación porque recordaba que en el momento de pagar el curso en el que estoy ahora ya había reservado plaza para el siguiente (como “alemanizada” tropical me había organizado de tal manera de aprender lo que pudiera antes de que el bebe llegara a casa).

Vamos a lo bueno: al día siguiente le dí a mi profesora mi papel con el número de la reserva y toda sorprendida me dice que ella revisaría en su computadora y luego me diría algo. Pasada la pausa me dijo que no, que no aparecía en la lista y que no me podía dar otra solución porque todos los cursos estaban llenos y que lo que yo podía hacer era estudiar en verano (gran idea… ¡el bebé nace en agosto!). No sé si fueron las hormonas o como diría mi madre mi “buen” carácter que me quejé con la profesora usando mi alemán “tropical”, entre otras cosas incluyendo la palabra ungerecht (injusto), cosa que obviamente no le gustó. Le comenté que yo había planificado todo para poder hacer el curso en mayo, junio y julio antes del nacimiento del bebe (siempre y cuando la barriga me dejara) y que realmente me parecía injusto que por la mala organización e información y la injusta evaluación yo perdiera mi plaza en el próximo curso. Sin darme una solución y con poca delicadeza me dijo que hablaría  con el que me hizo la supuesta reserva y nada más. Toda ésta discusión fue delante de todos los otros alumnos, así que se imaginarán el espectáculo.

Pues no me quedé tranquila y ayer fui a la administración a reclamar (pasé el día anterior repasando el discurso en alemán de lo que iba decir). Mi discurso empezaba con algo muy parecido a ésto: Ich möchte eine Reklamation über die Lehererin und die schlechte Organization machen (Quiero hacer una reclamación de la profesora y la mala organización). Lo mejor,  me encontré con una persona muy razonable, la cual me pidió disculpas por el error de no avisarme que mi reserva la tendría que haber pagado un mes antes de que empezara el otro curso (cosa que dieron por hecho que lo sabía) y además, y ésto es lo mejor, me pidieron disculpas por el comportamiento de la profesora. Y casi tan bueno como lo anterior fue que encontró una solución y me pude inscribir al siguiente curso B 2.0. El horario es por la tarde-noche y solo son dos días a la semana, pero al menos tengo la posibilidad de seguir aprendiendo mi alemán tropical en esa escuela, que es la más cercana a mi casa.  Además y ésto quiero resaltarlo, se le agradece a la empleada de la escuela que fuera tan resolutiva: buscarle soluciones a los problemas, como algunos sabrán y por lo que me dicen, no es una de las fotalezas  alemanas ;).

Hasta ahora venía tan bien con la escuela, y la verdad que es una pena que la profesora no supiera darme la misma solución que hoy me dieron y que lo mejor que pudiera hacer fuera discutir conmigo. Le queda que al menos explica bien la gramática y mañana le diré como se encuentran las soluciones a los problemas :). Que quieren que les diga, lo leo y me siento un poco orgullosa de mí misma, quien me vería haciendo una queja semi-formal en alemán hace unos meses atrás y lo bueno es que me pude defender en esta situación sola y con mi alemán “tropical” que aunque no es el mejor al menos me sirve para estos casos.

Bueno, a parte de poner una reclamación, también aprendí otras cosas de la gramática alemana como las preguntas indirectas y oraciones con los conectores um (para) und damit (para que). Les dejo algunos ejemplos:

Preguntas indirectas (Indirekter Fragesatz):

  • Sag mir bitte, was deine Kinder gern spielen: Dime por favor que le gusta jugar a tus hijos. En este caso el conector es was (que) y el verbo se coloca al final lo que sería un Nebensatz.
  • Mich würde gern interessieren, welche Spiele du magst: Me interesaría saber, cual juego te gusta. En este caso el conector es welche (cual) y el verbo se coloca al final lo que sería un Nebensatz.
  • Ich möchte gern wissen, ob ihr zu Hause einen Spielabend macht: Me gustaría saber sí ustedes juegan por la tarde en casa. En este caso el conector es ob (sí) y el verbo se coloca al final lo que sería un Nebensatz.

Oraciones con los conectores um (para) y damit (para que):

  • Nach meiner Arbeit jogge ich, um fit zu bleiben: Después de mi trabajo voy a correr, para mantenerme en forma. Cuando se utiliza el conector um (para) no se puede utilizar un sujeto y al final de la frase se coloca el verbo con en infinitivo y con la preposición zu.
  • Am Wochenende gehe ich in die Disko, um meine Freunde zu treffen: El fin de semana voy a la disco, para encontrarme con mis amigos.
  • Die Eltern schicken ihre Kinder in die Musikschule, damit die Kinder Musik lernen können: Los padres envían a sus hijo a la escuela de música, para que puedan aprender música. Cuando se utiliza el conector damit (para que) se utiliza cuando en una misma oración hay dos sujetos distintos y el verbo va al final pero no puede ser un verbo modal que implique obligación como müssen o sollten.
  • Ich gebe dir die Würfel, damit du mit dem spielen anfangen kannst: Te doy el dado, para que puedas empezar a jugar.

Y lo que me falta por aprender ¡qué estrés! Mi reclamación me hizo acordar una frase que decimos en Venezuela “el que no llora no mama” y espero que el resto del grupo que se quedó sin plaza también pueda encontrar una solución para seguir aprendiendo los meses siguientes. Si me observaron y escucharon, ya saben lo que tienen que hacer.  Bueno, mañana más y espero que la semana termine mejor que ésta, si sigo así entre mi super barriga y el estrés voy a terminar reventada 🙂

Advertisements
This entry was posted in Goethe y yo, Nivel B1+ and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s