La ecografía 4D: mi regalo de cumpleaños

Los resultados del eco en el Mutterpass

Los resultados de la eco en el Mutterpass

El jueves fue mi cumpleaños y justo coincidió con la cita en el médico para hacerme la ecografía 4D: mejor regalo no pude tener que verle la carita a mi bebé y confirmar que va ser varón (para especial alegría de Thomas – machista será). Al principio no se dejó ver el penecito (Penis) porque según el doctor estaba con las piernitas cruzadas y agachadito. Me dijo que me levantara, que caminara, que saltara, que hiciera vueltas canela (o carnero según Thomas), en fin, que hiciera algo de movimiento para ver sí el bebé cambiaba de posición. Pues así fue, luego de sacudirlo un ratito, de hablarle, tocarle la barriguita, cuando el médico regresó pudimos finalmente confirmar que es varón, “un hermoso varón” (palabras de Thomas). Luego, cuando le tocó el turno a la carita, no pudimos verla, porque el cordón umbilical (Nabelschnur) casi lo tapaba por completo, así que sólo pudimos verla  de perfil. Algunos/as me contaron que al ver la carita en ésta ecografía pudieron reconocer el parecido con el padre o abuelo… pero la verdad que nosotros con lo poco que vimos no reconocimos a nadie … así que habrá que esperar hasta su nacimiento para buscar el culpable.  :).

Thomas, cual japonés y gracias a mi insistencia, tomó un vídeo para la familia y el médico al final nos dio un resumen con pequeñas fotos y todos los datos: pesa 550 gramos, todos los orgános están bien y mide 20,30 centímetros de la cabeza a nalga. Tan acostumbrados a pagar EUR 10 (cada cuatrimestre), EUR 30 (por ecografía extra) allá, nos alegramos de salir del médico sin haber tenido que  pagar nada ésta vez.

Como les decía, fue el mejor regalo de cumpleaños. No vean como me calma poder ver al bebé porque aunque ya tenga 23 semanas de embarazo y sienta algunos de sus movimientos, entre consulta y consulta me da un poco de angustia y de hecho me gustaría salir corriendo para hacerme una ecografía todos los días… monotemática me empieza a decir Thomas.

Bueno, la dulce espera ahora se volverá en agitada espera: toca empezar a comprar todo lo necesario y espero no volvernos locos con la cantidad de cosas que hay para bebés. Thomas cada vez que entra en una tienda de bebés, por poco se pone a llorar y cuando sale necesita una cerveza y al menos durante 3 horas no hablar de bebés… a éste ritmo, ¡ya veo que no sólo tendré que ocuparme del bebé sino también de Thomas!

Advertisements
This entry was posted in Mi Embarazo Tropical, Viviendo Berlín and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s